17 Dic

10 AÑOS DEL PRIMER PROYECTO

17 de diciembre de 2007.

Un sueño estaba a punto de iniciarse. Apenas pasadas las 9 de la mañana, sonaba el timbre de la casa y nuestro primer proyecto abría su puerta a los tres primeros niños. Alguno de ellos todavía hoy siguen entre nosotros. Desde aquel día la puerta no se ha cerrado nunca  a quien ha necesitado un  lugar donde generar un proyecto de futuro que por diversas razones se le ha negado. Aquel era un día lluvioso pero significo el arranque de un sueño por fin hecho realidad: empezábamos a dibujar sonrisas en niños y niñas a quien se les había negado el derecho a una infancia feliz. Así nacía el primer proyecto de REIR.

Desde ese día hasta hoy han pasado 10 años. 10 años de crecimiento en proyectos y recursos para dar respuesta a las crecientes necesidades de una infancia demasiado vulnerable como para afrontar las injusticias de esta sociedad.  Proyectos que se han establecido a lo largo y ancho de la comarca que nos vio nacer: Granollers, La Roca, Montornès, Llinars, Canovelles, l’Ametlla, Figaró, Centelles, Cardedeu, Lliça d’Amunt, Lliça de Vall, Santa Eulalia, La Garriga… Acciones que incluso han superado nuestras expectativas saliendo de nuestro entorno: Sant Joan Despí, La Palma de Cervelló, Sant Feliu de Guixols, Sant Feliu de Llobregat, Vic, Figueres, Barcelona…esperanzador y ilusiónante camino.

Pero también han estado 10 años de sendero duro y desesperanzador: ser consciente, a pesar del enorme esfuerzo que se realiza, de no ser capaz de llegar a todos y todas las niñas necesitadas, sumerge en la enorme duda de si como sociedad encontraremos algún día la manera de asegurar los Derechos irrenunciables i internacionales de todos y cada uno de los niños y niñas del mundo. REIR seguirá poniendo su pequeño grano de arena para hacerlo posible.

El día en que celebras los 10 años de un proyecto vital, personalmente me gusta mirar atrás para reconocer y valorar a quienes nos han acompañado y nos acompañan en el proceso. Cierro los ojos y vienen a mi cabeza un montón de profesionales y voluntarios. Todos y cada uno de ellos y ellas aportando los valores, dedicación, esfuerzo, trabajo y vocación necesarios para convertirse en los verdaderos dibujantes de sonrisas de nuestra entidad. Tras ellos agradezco, en nombre de REIR, a las diferentes administraciones, y más concretamente a los técnicos autonómicos y municipales, que han confiado y confían en nuestra entidad para pilotar los más de 120 proyectos desplegados durante estos 10 años. Agradecimiento que debo hacer extensivo a todas las fundaciones, empresas y obras sociales, que nos han acompañado para hacerlos posibles. Y como no, un enorme gracias a todos y todas vosotras que nos seguís, que nos apoyáis, que colaboráis, que nos animáis y que nos lleváis en volandas cuando el camino se convierte en escarpado y duro. Saber que estáis ahí evita a veces el desánimo y la sensación de abandono ante la magnitud de una realidad que supera las intenciones de cambio.

A modo personal dejadme mostrar mi absoluto reconocimiento a la junta directiva de REIR que depositó en mi persona, hace ya diez años, la confianza necesaria para ser el responsable de hacer realidad y dirigir esta nave y a la que espero poder devolver solo la mitad de lo que me aporta y me enriquece.

Y acabo con un último agradecimiento, el más importante, a todos y cada uno y una de los niños y niñas y las familias que hemos atendido y atendemos en nuestros proyectos, sea cual sea el proyecto y esté donde esté situado.  Todos y cada uno de vosotros y vosotras sois la sonrisa de REIR, el motivo de nuestra lucha, los y las que nos ofrecéis ilusión cuando las cosas se complican. No hay día gris que no se ilumine al ver y saber de una de vuestras sonrisas de felicidad y agradecimiento.

Por delante nuevos proyectos, nuevos retos, nuevas soluciones. Para ello hoy desde REIR os pido una nueva sonrisa, aquella que planta cara a la injusticia mostrándonos un futuro mejor.

Un abrazo sincero a todos y todas.

 

Comparteix